Cómo hacer agujeros en metal de forma correcta

Usualmente en los trabajos de bricolaje es normal tener que taladrar paredes, madera y metales, entre otros materiales habituales. Taladrar metales es, con diferencia, más difícil que taladrar madera o paredes. Es necesaria una planificación previa y tomar ciertas precauciones. Vamos a darte unas guías o trucos para facilitarte el trabajo.

Recomendaciones:

  • Seguridad: usaremos siempre gafas de seguridad, pues una viruta de metal en los ojos podría causarnos daños irreversibles. También es recomendable el uso de guantes, ya que las piezas de metal suelen tener rebabas que cortan.
  • Consejo: las prisas no son buenas consejeras cuando se trata de taladrar metal, por muy pequeño que sea el agujero.
  • Truco: podemos poner un trozo pequeño de tela entre la pieza y la broca si se trata de chapas finas.

Muchos trabajos de bricolaje requieren taladrar piezas de metal, por lo que nos será muy útil conocer el procedimiento a seguir.

Taladrar una pieza de metal

Lo primero que haremos será sujetar firmemente la pieza que queramos taladrar. La sujetaremos en un banco de trabajo con mordazas o sargentos, pero no usaremos solo la mano, porque en caso de que se enganche la broca puede hacernos daño en la muñeca. Quitaremos la percusión del taladro y usaremos brocas especiales para metal. Sujetaremos la herramienta firmemente con las 2 manos y en posición recta. Algunos modelos de taladros incluyen un nivel en el mango.

Si el agujero que necesitamos hacer es de un diámetro muy grande (8-12) podría ser recomendable taladrar previamente con una broca más pequeña, incluso hacer el agujero en 2 o 3 veces. El momento más crítico a la hora de taladrar metal es el momento en el que sale la broca por detrás. Si hacemos mucha fuerza en ese momento, la broca puede engancharse y girar todo el taladro, lo que podría hacernos daño. Lo mejor es ir disminuyendo la fuerza aplicada y, en el momento de terminar, sujetar el material firmemente pero sin empujar demasiado.

Taladrar piezas de metal más finas

Si el agujero es en una chapa no muy gruesa, puede ocurrir que el taladro no salga redondo del todo. Es un efecto curioso, pero en ocasiones se queda con forma hexagonal y más pequeño que el diámetro al que hemos taladrado. En estos casos, podemos poner debajo del metal una madera justo en la zona en la que vamos a taladrar. Otra solución es marcar primero un poco el agujero y usar un trozo pequeño de tela (más grande que el diámetro al que estemos taladrando), poniéndolo entre la pieza metálica y la broca para seguir taladrando. Este es un truco de los talleres de mecanización que es muy útil con chapas muy finas.

Si te gusto el contenido, no olvides de compartirlo 😉

Valora este Artículo