Como fijar y colgar una persiana enrollable

Normalmente, las persianas enrollables se venden en diferentes tamaños. Con un poco de suerte, encontrará una que se ajuste perfectamente al tamaño de su ventana. De no ser así, resulta muy fácil cortar una persiana a medida para conseguir el tamaño adecuado. Elija una persiana que sea ligeramente más larga y más ancha que el marco de la ventana. Puede utilizar una sierra de arco para cortar el extremo superior de la persiana y conseguir el tamaño adecuado.

¿Qué tipos de persianas enrollables existen?
Existen persianas enrollables de diferentes materiales, como vinilo, algodón e ISO (con un revestimiento aislante de aluminio).

Elegir el lugar adecuado

Las persianas enrollables se colocan delante de la ventana. Aparte de eso, dependiendo del espacio disponible y sus preferencias personales, puede optar por diferentes soluciones:
1. Puede colgar la persiana del marco de la ventana.
2. Puede colgar la persiana en la pared, por encima del marco de la ventana.
3. Puede colgar la persiana del techo.

Comprueba si hay obstaculos

Compruebe que no hay elementos salientes que puedan causar dificultades al subir o bajar la persiana enrollable (por ejemplo, el mango de una ventana que sobresalga demasiado). De ser así, puede que le interese colgar la persiana de manera que se enrolle y se desenrolle no desde la parte trasera del rodillo, sino desde la parte delantera.

Medir la anchura

Si desea colgar la persiana dentro del marco de la ventana, mida la anchura de la persiana (incluyendo las escuadras de montaje). Deje un espacio adicional de 5 mm a cada lado del marco para colocar fácilmente las escuadras.

Decide donde va ir la cadena

Decida si desea colocar la cadena a la izquierda o a la derecha de la persiana enrollable. Tras marcar la posición, fije las escuadras dentro del marco de la ventana o contra él. La escuadra con un herraje de cabeza hexagonal, ranura o pasador que sobresale suele ser el lado que tiene el mecanismo de la cadena. Compruebe primero si es así, ya que puede cambiar de unas marcas a otras.

Coloca las escuadras en el marco de la pared o ventana

Decida la posición de la primera escuadra y marque los agujeros. Si va a colocar la escuadra en el marco de la ventana, pretaladre los agujeros con una broca fina (2,5 mm) para madera. Si va a colocar la persiana en la pared, utilice una broca de mampostería de 6 mm junto con tacos del mismo tamaño. A continuación, coloque la primera escuadra y apriete un poco los tornillos. Ayudándose de una tira larga de madera y un nivel de burbuja, ajuste el rodillo de manera que quede horizontal. A continuación, marque los agujeros de la segunda escuadra.

Fija las escuadras al techo

Mida el centro del marco de la ventana y utilice una escuadra de comprobación para marcar este punto en el techo. Desde ese punto central, mida las posiciones de las escuadras a la izquierda y a la derecha (cada una de ellas la mitad de la longitud total).

Corta la persiana a la anchura adecuada

Antes de acortar el rodillo, deberá restar el grosor de ambas escuadras a la anchura total que haya medido. Normalmente, esto supone restar 2 x 4 mm a la anchura medida. Marque la anchura resultante en el rodillo y sierre lo que sobre. Coloque el tope con pasador en el rodillo. Sierre la barra inferior de la persiana a la misma anchura.

Corta la tela a la medida

Para medir y cortar la tela de la persiana, primero colóquela sobre una superficie plana. Después de haberla serrado a la anchura correcta, utilice la barra inferior de la persiana para marcar la misma anchura en la tela. A continuación, corte la tela a medida. La mejor manera de hacerlo es con un cúter afilado, aunque también puede utilizar tijeras.

Fija la tela al rodillo

Retire la lámina protectora de la cinta autoadhesiva del rodillo. La tela debe enrollarse y desenrollarse en el lado de la ventana. Compruebe en qué lado se encuentra el mecanismo de la cadena. Al fijar la tela al rodillo, debe quedar perfectamente horizontal. De lo contrario, no se enrollará recta. Doble los últimos 5 cm de la tela, haciendo un pliegue bien definido. Seguidamente, coloque el rodillo en el pliegue con la cinta autoadhesiva hacia arriba. Utilizando ambas manos, enrolle el rodillo hacia arriba hasta llegar al extremo superior de la tela y asegurándose de que queda todo perfectamente recto. A continuación, enrolle ¾ de la persiana e inserte la barra inferior en la abertura practicada al efecto. La persiana quedará lista para colgar.

Cuelga la persiana

Primero, inserte el rodillo en la escuadra que tenga el mecanismo de cadena y luego en la otra escuadra.

Valora este Artículo