Decora tu hogar convirtiendo estos objetos

La decoración del hogar es algo que suele ser un gasto extra pero si sabemos usar ciertos elementos tanto en color como dependiendo de los espacios podremos dar un toque especial a nuestra morada.

Una simple maleta puede convertirse en un gran hallazgo para el interior de básicamente cualquier estilo, desde art deco hasta minimalismo escandinavo. Es bonito, funcional y muy creativo. Unas maletas que ya no dan para más pueden servir como mesas, cajones para almacenar cualquier objeto, puff, etc. Puedes pintarlas, pegarles papel adhesivo, darles un toque más moderno o, al contrario, más antiguo.

Incluso una escalera vieja de madera puede convertirse en un objeto central de interior. Si, por supuesto, la pintas un poco o le pones barniz. Las escaleras no solo pueden convertirse en una peculiaridad de tu hogar, sino también en una excelente percha, un soporte para toallas, un librero, una silla o un estante para objetos pequeños.

En cada hogar se acumulan un montón de frascos de vidrio de formas y tamaños distintos. Es como si se estuvieran reproduciendo en tus estantes. Al fin tienen la oportunidad de convertirse en objetos de decoración totalmente funcionales. Lámparas de pared, jarrones, macetas para plantas, decoraciones de paredes… tu imaginación te dirá cómo reciclar un simple frasco de vidrio para darle más estilo a tu hogar.

La naturaleza es uno de los temas centrales del diseño de interiores de la última década. Pareciera que solo son ramas y partes de árboles pintadas pero no solo luce bello sino también es funcional. Perchas, estantes, paneles de pared, los elementos naturales tienen mucho potencial. Claro que no te invitamos a cortar árboles, pero si de pronto te encuentras una rama interesante tirada en el suelo, le puedes dar un nuevo uso.

Es una excelente idea para el interior al estilo soft, dormitorios de adolescentes y simplemente hogares de personas a las que les gusta la velocidad, un descanso activo y quienes no solo están jóvenes de edad sino de alma.

Valora este Artículo