¡5 Casas Reales que Superan la Ficción!

Mira que nos gustan las películas futuristas. Sí, esas en las que los coches vuelan, la gente crea realidades alternativas con simples gafas o viven en casas que parecen una auténtica locura arquitectónica. Casas que desafían toda lógica pero que aun así fascinan. Pues bien, no hace falta soñar con el año 3568. Lo cierto es que a día de hoy podemos encontrar diseños de casas que dejarían a la altura a esas mansiones futuristas de las películas. ¿Te apetece conocer alguna? Atento, que vas a alucinar pero de verdad.

Una casa excavada en un acantilado

Igual un acantilado no es el mejor sitio para vivir, ¿o sí? La verdad es que viendo las imágenes de esta casa excavada literalmente en uno, nos empieza a parecer mejor idea. Se trata de un proyecto diseñado por los arquitectos griegos de OPA. Un diseño que, aunque aún no está finalizado, dará vida a una casa incrustada en una pared rocosa, dejando por tanto las dependencias dentro del acantilado y contando con un techo piscina con fondo de cristal. Las vistas no podrían ser más impresionantes, con todo el Mar Egeo a sus pies. Esta casa responde al nombre de Casa Brutale, y llama la atención por mimetizarse completamente con el entorno. Como podemos ver en las imágenes, la estructura queda oculta, dejando a la vista únicamente esta increíble piscina que se funde con el horizonte. Mucho hormigón, mucho cristal y grandes dosis de minimalismo. ¿A quién no le apetecería descansar en esta maravilla arquitectónica?

Una casa nube

Este proyecto, realizado por Rob McBridye y Debbie-Lynn Ryan, está ubicado en Australia. Se trata de la ampliación y reforma de una casa de doble fachada, una casa con historia que ahora da el paso decisivo hacia el futuro, aunque se ha respetado la fachada principal que da a la calle. La verdad es que solo viendo las imágenes podemos intuir el porqué de este nombre, pues nos recuerda a la típica nube dibujada por un niño. No obstante, no nos dejemos impresionar únicamente por su exterior, pues el interior es de escándalo. Revestimientos de madera y amplios ventanales que dejan pasar la luz. Grandes espacios conectados ágilmente, con pocos muebles, y una cocina color rojo que se sitúa como el foco decorativo de la estancia principal.

Casa árbol futurista

En Nueva Zelanda encontramos esta casa tan extraña y llamativa. Se podría decir que es una casa árbol futurista. El diseño, creado por Jono Williams, un ingeniero y diseñador gráfico, sorprende por su originalidad. Encontramos una cúpula con ventanas rojas que se apoya sobre una enorme columna de 10 metros de acero. Lo cierto es que así, desde fuera, y a primera vista, no parece un hogar propiamente dicho. Eso sí, vistas parece tener; panorámicas y de calidad sobre un bosque neozelandés. Al acceder a su interior las ganas de vivir aquí van aumentando considerablemente. Una amplia zona de estar con un sofá y cama personalizados, pero, además, también cuenta con toques tecnológicos como un sofá dispensador de cerveza. Sí, esto definitivamente nos encanta. Espera, hay más. La casa está abastecida completamente de placas solares y, encima, se trata de una casa inteligente. Ya sabes, de esas casas que podemos controlar con nuestro teléfono inteligente gracias a la domótica (Casa inteligente).

Un diseño tridimensional

Volvemos a Rob McBridye y Debbie-Lynn Ryan. En esta ocasión nos desplazamos muy cerca de Melbourne, lugar donde se ubica esta impresionante casa. Sus creadores aseguran que su compleja estructura solo fue posible gracias al diseño tridimensional por ordenador. El resultado nos gusta, pero no solo a nosotros: en 2009 ganó el premio a la mejor casa del World Architecture Festival. ¿No os recuerda a una figura de origami? Pues lo cierto es, que al comenzar a diseñarla, la intención era otra muy diferente: se pretendía que la casa recordara a una caracola, por su proximidad con el mar. Particularmente pienso que este ejemplo es quizá el más asombroso; la casa ha sido creada con modelos matemáticos topológicos obtenidos por ordenador. Una superficie que no podría haber sido creada con las técnicas tradicionales de planta, alzados y secciones. Hay veces que la tecnología y los avances no son tan malos.

Viviendo sobre el agua

El último ejemplo, pero no por ello el peor, nos hace viajar a Dubái. Dubái se ha convertido en el estandarte de las construcciones más futuristas y raras que podamos ver en la faz de la Tierra. Entre todas las ideas extrañas que se ponen en ejecución en Dubái, encontramos la del grupo Kleindienst, el encargado de crear unos alojamientos de lujo conocidos como The Floating Seahorse. En total son unas cuarenta y dos viviendas flotantes y, aunque hasta finales de 2016 no verán la luz, ya son muchos los que se interesan por la adquisición de una de ellas. Si te pica el gusanillo, quieres dejarlo todo y vivir en este impresionante complejo, tan sólo tienes que ahorrar unos 2 millones de dólares, que es el precio de cada una de estas asombrosas casas. ¿Te parece caro? Es lo que cuestan quinientos dieciocho metros cuadrados de residencia repartidos en tres plantas, dos sobre el nivel del agua y otra sumergida, adornados con paredes de cristal que no solo nos permiten ver el paisaje de la superficie, también el fondo marino del Golfo Pérsico.

Valora este Artículo