¿Va a Colocar una Cerca o Muro Alrededor de Casa? Vea qué Cierres Elegir

393
views

Hoy en día garantizar la seguridad de nuestra residencia es algo primordial y uno de los recursos utilizados para proteger las casas son los muros, cercas y portones. Pero además de protección ellos también sirven para limitar su propiedad, proteger animales, demarcar el espacio entre dos casas, cerrar un jardín y también decorar. Pueden ser aplicados de maneras distintas y algunos de los factores que deben ser considerados a la hora de la elección son, la ubicación de la casa y la función que quiere dar a ellos. Las cercas y muros pueden ser empleados a través de varios materiales y cada uno de ellos se adapta mejor al estilo decorativo de la fachada de la casa y del ambiente en el que se encuentran.

Cercas de hierro

Las cercas o portones en forma de gradil son muy comunes y aportan un aspecto bonito sin pesar mucho en el conjunto decorativo de la fachada de la casa. Pueden ser fabricados con diversos materiales siendo el hierro forjado y el acero los más utilizados debido a su resistencia. Las cercas o las puertas de acero se pueden utilizar para cerrar el frente de la casa como un todo, o también en forma de cercas bajas para separar el jardín o áreas de ocio en el patio. Debemos considerar que ese tipo de cierre de rejilla dejará el interior del patio o garaje más a la vista, no aportando privacidad al espacio.

Cercas de maderia

La madera también puede asumir la función de delimitar el espacio de las residencias de manera encantadora y aportando un toque rústico en la decoración exterior de la casa. Se pueden utilizar varios tipos de madera, preferiblemente las más resistentes como el chorro y el ipê por ejemplo. Las cercas pueden ser montadas a partir de diferentes cortes de la madera como listones, tablas o paneles siendo que el montaje de la misma definirá el tipo de cierre y la altura de la cerca. Las cercas de madera deben recibir un tratamiento contra la acción del tiempo que debe ser reaplicado periódicamente.

Muro de ladrillos

Los muros de ladrillos son clásicos y los más tradicionales a la hora de realizar el cierre de las residencias, poseen la ventaja de ser versátiles, personalizables y aportar privacidad para el espacio cerrado. Puede ser empleado solamente en el cierre lateral o cerrar todo el frente de la casa recibiendo la instalación de la puerta social y del garaje. A pesar de que los ladrillos son una opción estándar también se pueden aplicar de forma decorativa. Los ladrillos aparentes pueden aportar un bonito resultado en la decoración de la fachada o, si lo prefiere, una buena mano de tinta, como muestra el ejemplo anterior, también puede transformar su muro de ladrillos haciendo más fácil la incorporación en la decoración de la fachada.

Cerca de bambú

Utilizar el bambú natural para componer cercas es una idea ideal para quien quiere aportar un toque diferente con aires orientales en la decoración del jardín y patio trasero. El bambú es un material resistente y duradero y su tonalidad neutra facilita su incorporación en el ambiente. Las cercas de bambú combinan muy bien con ambientes de ocio como el área de la piscina, espacio gourmet o como fondo componiendo la decoración del jardín.

Muro de piedra

Otro material que puede aportar un toque rústico en la decoración exterior de la casa es la piedra. Los muros de piedra resultan resistentes, super decorativos y encantadores, combinando muy bien no sólo en ambientes de aires más rústicos, sino también en los más modernos. Los muros de piedra pueden ser construidos de varias maneras siendo una de ellas a través de la estructura metálica del gavión. Esta opción ofrece formas de creaciones diferenciadas permitiendo variar el diseño de la línea del muro y también su altura y colores de acuerdo con el tipo de piedra utilizada en su construcción.

Cerca de plantas

Las cercas vivas se caracterizan por arbustos plantados en línea que al alcanzar cierta altura son podados de forma armónica creando una barrera verde y aportando más privacidad para el ambiente rodeado. Su principal ventaja es unir lo funcional a lo decorativo, creando una separación discreta de efecto natural que se mezcla con el jardín al mismo tiempo que desempeña su función. El único inconveniente es que, como cualquier planta, las cercas vivas demandan cuidados como riego y poda periódicas para mantenerse bellas y vistosas.

Sin muros

Esta es una opción que, hoy en día, se limita a casas ubicadas dentro de condominios residenciales. Generalmente estas condiciones permiten que la casa permanezca totalmente abierta, es decir, sin muros, cercas o puertas limitando sus espacios. Las casas sin barreras favorecen la decoración del jardín y de la fachada tornado el espacio más libre y posibilitando completa visión del área externa del inmueble.