¡Estante Flotante con Almacenamiento Oculto!

440
views

Un regalo de un amigo de ocho frentes de cajones de catálogos antiguos desgastados inspiró este proyecto. Otro amigo sugirió que hagamos estantes con ellos, ¡así que eso es lo que hicimos! Los estantes flotantes no fueron diseñados inicialmente para tener un espacio de almacenamiento secreto, pero hacia el final de la construcción nos dimos cuenta de que teníamos la oportunidad perfecta para construir en un compartimento secreto.

¡El nuestro tendrá un alijo secreto de dulces!

Paso 1: Reúna los materiales

Materiales:

  • 8 Frentes de cajones vintage
  • .5″x5.5″x3′ placa de álamo
  • Tablero de álamo de .5″x3.5″x3′
  • Tablero de álamo de .25″x1.5″x3′
  • Tablero de álamo de .75″ x 2.5″ cortado a 17″
  • Acabado para madera
  • Imanes
  • Pegamento E6000
  • Cordón francés
  • Pegamento para madera

Paso 2: Cortar y teñir

Todos los cortes fueron hechos en una sierra ingletadora. Después de hacer todos los cortes, todo se lijó ligeramente con lija de grano 220.

El estante puede ser manchado o pintado. Usamos esta mancha de roble rojo que complementaba los frentes de cajones vintage. Todas las piezas se tiñeron antes del montaje.

Paso 3: Fije los frentes y la grapa francesa

Para mantener los cuatro frentes de cajones juntos, se pegó un trozo de álamo de 1.5″ de ancho en la parte posterior de los frentes de los cajones.

El estante terminado se colgará en la pared con una grapa francesa. Una grapa francesa tiene dos partes: una parte va en el estante y la otra en la pared.

Paso 4: Pegamento

El ensamblaje comenzó con los lados unidos a la parte inferior y superior del estante.

Se utilizó pegamento para madera en todos los bordes, se fijó en su lugar y luego se clavó con clavos para mantenerlo todo unido.

Queríamos que el estante terminado quedara perfectamente plano contra la pared. Para hacer eso, insertamos en la parte posterior la cantidad que la cala francesa extendió desde la parte posterior, que era aproximadamente 1/4″.

Paso 5: Agregar imanes

Fue en este momento cuando nos dimos cuenta de que podíamos hacer un compartimento escondido en el estante. Hicimos una lluvia de ideas sobre cómo acoplar el frente y decidimos utilizar imanes de tierras raras unidos tanto al marco del estante como al frente como una forma de abrir y cerrar la caja de forma segura.

Para asegurarse de que todos los agujeros tenían la misma profundidad, se colocó una cinta adhesiva en la broca Forstner como guía.

Colocamos e6000 en una jeringa artesanal para poder controlar la cantidad de pegamento que entraba en cada hoyo.

Después de pegar los imanes en el marco del estante, marcamos la ubicación de los imanes correspondientes en los respaldos del frente del cajón. Asegúrate de ver el video para ver cómo colocamos los imanes en los agujeros.

Paso 6: Adjuntar a la pared

Estas pequeñas estanterías flotantes rústicas resultaron tan bien. Son una adición tan perfecta a la decoración de la sala de estar que parece que siempre deberían haber estado allí.

Debatimos sobre limpiar los frentes de los cajones con lijado y tinte, pero decidimos limpiarlos estéticamente y abrazar su carácter desgastado por el tiempo.