Elabora un sillón provensal con una cabecera en desuso

197
views

Usando el cabecero y el pie de una cama pequeña, vamos a ver paso a paso cómo hacer un práctico y decorativo sillón de estilo provenzal.

Si guadas en el trastero alguna cama pequeña y no sabes qué hacer con ella, esta propuesta seguro que te interesa. Vamos a darle una nueva vida creando un mueble muy práctico: un sillón de estilo provenzal.

Materiales:

  • Cabecero y pie de cama.
  • Tubillones Ø 10mm.
  • tuercas de embutir métrica 10mm.
  • Cola para madera.
  • Pintura en aerosol efecto tiza.
  • Listón de madera de roble de 70x20mm.
  • Cojín.

Paso 1

Comenzamos a trabajar con el cabecero y el pie de cama que hemos desmontado previamente y marcamos en el pie una línea central.

Paso 2

Con la sierra de calar cortamos la pieza por la mitad. De esta manera tendremos ya el respaldo del sillón que será el cabecero y los reposabrazos.

Paso 3

En este caso por la posición de las piezas necesitamos cortar las patas del cabecero para igualarlas todas.

Paso 4

Además cortaremos unos travesaños para crear lo que será el asiento del sillón.

Paso 5

Una vez tengamos las piezas, lijamos bien todos los listones.

Paso 6

Pegamos por la cara inferior de los listones unos tacos de madera que harán de tope.

Paso 7

A continuación mecanizamos el travesaño frontal realizando los orificios necesarios para fijarlo a la estructura.

Paso 8

Creamos así una U con el travesaños frontal y los reposabrazos. Usaremos unos tubillones para ello.

Paso 9

Ha llegado el momento de fijar el respaldo y para ello realizamos también los orificios necesarios y después colocamos tubillones con cola blanca y tuercas de embutir. Así lograremos que la estructura esté bien firme.

Paso 10

De esta manera con unos tornillos la estructura quedará bien firme.

Paso 11

Una vez tengamos la piezas, es el momento del acabado. Aplicamos dos manos de pintura efecto tiza en aerosol.

Paso 12

Una vez seca pasamos una lija por algunas zonas para darle aspecto envejecido.

Paso 13

Ya sólo nos queda colocar los listones del asiento, completarlo con un cojín bien mullido y a disfrutar de nuestro nuevo mueble.