¡Coloque Ruedas a su Hogar para Realizar sus Sueños de Viajar!

690
views

¿Alguna vez has pensado en dejar todo atrás y viajar? Bueno, la verdad es que no parece algo simple, pero en el caso es que, de vez en cuando, encontramos historias que nos dejan asombrados por la naturalidad con la que sus protagonistas cuentan cómo rompieron la rutina.

Un regalo inestable y un futuro inserto

Esta historia habla de pasiones y sueños, pero también de casas, como no podría ser de otra forma. Una casa que se convirtió, precisamente, en el resultado tangible de sus sueños. Jenna y Guillaume, algunos años atrás, convivían haciendo frente a una vida de gastos, mensualidades y divisiones. En un momento dado se sobrecargaron y pensaron que esa vida jamás los permitiría realizar sus sueños, ser escritora y fotógrafo. En ese punto, se encontraron con un movimiento que en algunas ciudades europeas tiene bastante éxito, la Tiny House (o Casa Minúscula). En ese momento, comenzaron a considerar seriamente dejar todo atrás y comenzar a construir su propia casa de viajero.

Construyendo con sus propias manos

Aunque nunca se tiene experiencia en construir casas. Estudiaron hasta los mínimos detalles de su futura casa y con la ayuda de amigos y familiares, comenzaron a dar forma a ese gran proyecto. El desafío era enorme, porque acondicionar una casa con poco espacio a las comodidades modernas no es nada simple. Sin embargo, después de muchos errores y lecciones aprendidas, terminaron una bellísima casa que significaría el comienzo de sus nuevas vidas.

Una casa con grandes ventajas

Esta casa viajero los permitiría, por fin, dedicarse a lo que más amaban. Decidieron recorrer el país con ella y abrir un blog para llenarlo de fotografías y textos relacionados con los lugares que visitaban. Una vitrina perfecta para mostrar al mundo nuevas culturas y tradiciones desde la experiencia de convivir con ellas durante un tiempo. Él se encargaría de las fotografías y de ella de los textos. Mientras tanto, disfrutar de una vida sin corrientes, una vida en la que ellos mismos decidieran su camino y lo más importante: en una encantadora casa equipada.

Un interior reducido pero cómodo

Aunque el interior de la casa es realmente pequeño, podemos observar que no falta ningún detalle. La madera se presenta de una forma verdaderamente notable, no obstante, para no disminuir más las paredes, optar por pintarla de blanco. Claro, pisos y vigas permanecieron con ese tono de madera que tanto calidez da al interior de una casa. Un loft para colocar una cama, una parte inferior en la que acomodan la cocina y el área de estar y un pequeño cuarto de baño. Por fuera no podría ser más encantadora, la típica casita de cuento de hadas, aquella que descansa pacíficamente en el campo, rodeada por césped, pero esta vez con una ventaja aún mayor: ruedas para cruzar ciudades y pueblos conociendo sus miles de encantos.

Un autobús para vivir

Estos dos jóvenes son sólo un ejemplo, en realidad mucha gente decide tomar la decisión y sumar independencia a su vida instalándose en una casa de viajero. Otro ejemplo es de aquel hombre que decidió, un día, habilitar un autobús escolar como su propia casa. El espacio es también reducido, pero el resultado está encantado. Revestimientos de madera, chimenea, almacenamiento e infinitas comodidades hacen que valga la pena considerar estas opciones.

Más ideas: