2 interesantes trucos para no estropear tu trabajo en carpintería

1408
views

Usualmente cuando intentamos clavar un clavo  en el extremo de una madera, nos encontramos con la sorpresa de que la madera suele rajarse, aún cuando el clavo no tiene demasiado grosor o cuando necesitamos taladrar un orificio en una madera no tiene esa perfección que se espera. En ideas perfectas te enseñaremos dos trucos que puedes emplear para no estropear la madera.

Aprende los siguientes trucos:

#1 Perforaciones en madera

Esto ocurre porque la fibra no es suficiente para contener la presión que ejerce el cuerpo del clavo al empujarla hacia los costados, cuando éste ingresa.
¿Cual sería la solución?

Perforamos con una mecha, preferiblemente con un diámetro menor que el del clavo. Simplemente evitamos que haya presión, demoliendo esa fibra por donde pasará el clavo. Será algo ajustado para que se sostenga en su interior con firmeza.

#2 Uniones resistentes con clavos

¿Cómo podemos unir dos piezas de madera con clavos, y hacer que éstas no se separen ni con fuertes golpes? Simplemente tomamos un clavo largo, que pueda atravesar las dos piezas, y se salga por la cara inferior un buen tramo.

Seguimos martillando hasta que quede junto a la superficie. Ahora el resto del clavo que ha salido por la otra cara se ha convertido en una grampa, lo que convierte a esta unión prácticamente inseparable. El clavo no se soltará por ninguna de las dos caras, y menos si el clavo tiene cabeza.  Se debe deshacer la grampa con una sierra de metal para que el clavo se suelte y permita separar las dos o más piezas.

Si  te gusto el contenido, no olvides de compartirlo con tus amigos 🙂